Body Pump me cambió la vida

fashion blogger, bloguer de moda, blogger argentina, moda argentina, ejercicio, body pump, bodybuilders gym, transformaciones corporales, antes y despues, salud

Hace bastante que vengo comentándoles por acá como en Twitter e Instagram que vengo desde inicio de Marzo asistiendo MUY regularmente al gym. Y si bien creo que el 50% de mi compromiso viene de que lo tengo justo en frente de mi edificio, tenía ganas de contarles qué es lo que vengo haciendo y los resultados que me fue dando.

Estuve en duda si mostrarles o no las típicas fotos de progreso que vemos por las redes (sobre todo IG) a diario. Siento que en parte son motivadoras y que por otro lado perpetúan la idea de que estando más flaca/tonificada/musculosa sos más linda ergo sos más aceptada/deseada/querida. Y si bien esto es cierto, también me pasó algo a nivel psicológico que casualmente fue a lo que apuntaba cuando arranqué a hacer esta actividad, siendo el cuerpo el último eslabón a preocuparme.

***De más está decir que esta es MI experiencia con este tipo de ejercicio y que SIEMPRE tienen que consultarle al profesorx que da la clase cuáles son sus recomendaciones.***
 

Qué es body pump

El Body Pump es un programa de entrenamiento físico de levantamiento de pesas combinado con algunos ejercicios aeróbicos que tiene enfoque en el trabajo muscular. Las clases, de 1 hora aproximadamente, se suelen dictar con diferentes tracks de música remixada (movida o lenta, dependiendo de la rutina) con la cual se trabajan diferentes grupos de músculos.

En el caso de las clases a las que yo asisto, son así:

  1. Precalentamiento
  2. Sentadillas
  3. Pecho
  4. Triceps
  5. Biceps
  6. Estocadas
  7. Abdominales
  8. Elongación

 

El peso a utilizar varía según varios factores:

 

Tipo de rutina: Algunas rutinas son más largas y con más repeticiones (menor carga) y algunas otras son más cortas y de menos repeticiones (mayor carga).

Experiencia: Esto depende de si anteriormente estabas haciendo o no deporte. Las primeras dos veces que vas por lo general te hacen trabajar con el peso mínimo, aún si ya venías haciendo ejercicio, para que puedas probar la rutina y también ver cómo te sentís después de la primera clase.

Progreso: Otro factor importante es tu progreso a lo largo del tiempo. Yo por ejemplo a los 2 meses ya había triplicado el peso de la clase inicial, y ahora a los 5 meses estoy como al quíntuple. Depende también de factores como la alimentación y cómo funcione tu cuerpo — yo por ejemplo soy pésima con todo lo que tenga que ver con cario o ejercicios aeróbicos. Simplemente tengo muy poca resistencia a lo largo del tiempo, por lo que este tipo de ejercicio corto, donde los movimientos van cambiando cada 3 minutos, es ideal para mí.

Deseo de evolución: Simple y sencillo. Si no querés desarrollar demasiado tus músculos y que pases un poco más allá de simplemente estar tonificada y acabar onda Terminator (es joda… ponele :P), entonces te asentás en un peso que te haga sentir cómodx y veas que produce los resultados que querés — ¡y de paso avisale al profe! Ellxs siempre van a querer que te animes a más peso y te superes, pero eso no quiere decir que ese sea tu objetivo al asistir a la clase 😉

Ejemplo de clase:

fashion blogger, bloguer de moda, blogger argentina, moda argentina, ejercicio, body pump, bodybuilders gym, transformaciones corporales, antes y despues, salud
fashion blogger, bloguer de moda, blogger argentina, moda argentina, ejercicio, body pump, bodybuilders gym, transformaciones corporales, antes y despues, salud
fashion blogger, bloguer de moda, blogger argentina, moda argentina, ejercicio, body pump, bodybuilders gym, transformaciones corporales, antes y despues, salud

Por qué arranqué clases de body pump

La verdad es que el encuentro con esta disciplina fue puramente azarosa.

Por un lado, hacía ya un par de años que venía probando diferentes gimnasios y hasta intenté volver a natación (fail total de la vida), pero nunca nada me satisfacía. Hacer ejercicio hasta que daba fiaca y no me parecía que valiera mi tiempo ni mi esfuerzo. Siempre fui de decir que odiaba transpirar, que no me gusta esforzarme, que no me gusta hacer ejercicio y déjenme de joder.

Pero a principios de Marzo dije, bueno, voy a probar de nuevo. Está en frente de casa, ¡así que no tengo excusas para no ir! (literal eh; cruzo la calle y entro al gym). La clase que más cómoda me quedaba por mis horarios laborales era body pump así que me decidí a probarla ¡y me encantó!

¡Es importantísimo encontrar la disciplina que te guste y hasta te apasione! Yo cada vez que tengo que reemplazar una clase por otra cosa, ya sea alguna salida con amigxs, trámites o médico, siento como si me apretaran el corazón hahahah, a ese punto me encanta.

Es igual de importante que el/la profe TE ENCANTE. Si no da la clase con ganas, con pasión, y se esfuerza… ¿cómo va a motivarte?

En mi caso, yo encontré justo lo que buscaba (sin buscarlo ni quererlo :P): una excelente profesora, un grupo divino y una disciplina que me cierra por todos lados.

Y bueno… ¿qué quieren que les diga? ¡Me termine re enganchando!

fashion blogger, bloguer de moda, blogger argentina, moda argentina, ejercicio, body pump, bodybuilders gym, transformaciones corporales, antes y despues, salud
fashion blogger, bloguer de moda, blogger argentina, moda argentina, ejercicio, body pump, bodybuilders gym, transformaciones corporales, antes y despues, salud
fashion blogger, bloguer de moda, blogger argentina, moda argentina, ejercicio, body pump, bodybuilders gym, transformaciones corporales, antes y despues, salud

La transformación de mi cuerpo

De nuevo, siento que el mensaje que quiero dar con este posteo no es solamente acerca de cómo cambió mi cuerpo, sino los beneficios que impactaron en el resto de mi vida desde que empecé body pump, pero no puedo negar que el cambio es impresionante y que a mí misma me sorprendió al comparar fotos mías del año pasado con las de este.

Para serles honesta, bajé de peso, pero no a raíz del ejercicio. Mala mía (y por favor NO sigan mis pasos): cuando atravieso situaciones super tristes, tiendo a perder el apetito y dejar de comer, y justamente una situación del estilo me atravesó a finales de Marzo. Sin embargo, en los meses siguientes, conforme mi estado de ánimo mejoraba (¡en gran parte gracias a estas clases!), volví a ganar ese peso en músculo, mejoré mi postura y terminé bajando una talla de pantalón.

La realidad es que no tengo datos de antes—después en medidas ni en kgs, pero en las fotos claramente van a ver la diferencia (cuando arranqué las clases en Marzo, estaba igualita que en Marzo del 2018):

fashion blogger, bloguer de moda, blogger argentina, moda argentina, ejercicio, body pump, bodybuilders gym, transformaciones corporales, antes y despues, salud
fashion blogger, bloguer de moda, blogger argentina, moda argentina, ejercicio, body pump, bodybuilders gym, transformaciones corporales, antes y despues, salud
fashion blogger, bloguer de moda, blogger argentina, moda argentina, ejercicio, body pump, bodybuilders gym, transformaciones corporales, antes y despues, salud

Lo más gracioso de todo, es que estos cambios físicos no fueron adrede

Si bien me terminé beneficiando físicamente, las razones por las cuales seguí adelante con esta disciplina y me la tomé mucho más en serio, fueron diferentes:

Por un lado, volqué en el entrenamiento toda la angustia de una ruptura y un duelo.
Asistir a las clases era la única forma de frenar, aunque sea 1 hora por día, a mi cerebro. Body pump requiere concentración; todo el tiempo tenés que chequear tu postura y ajustar el abdomen para mantener el equilibrio y evitar posibles lesiones. Yo siempre digo a los que me preguntan: la clave para salir del pozo en el que estaba metida fueron mi psicóloga y body pump, cuidando tanto mente como cuerpo por igual.

Y por el otro, el rápido progreso logrado me dio un nuevo sentido de propósito.
Nunca en mi vida había avanzado tan rápido como con body pump. No se hasta dónde quiero llegar con el entrenamiento por ahora, pero sí se que quiero seguir desafiándome y construyendo cada vez más fuerza e ir tildando victorias.

fashion blogger, bloguer de moda, blogger argentina, moda argentina, ejercicio, body pump, bodybuilders gym, transformaciones corporales, antes y despues, salud

No se trata sólo del cuerpo, sino también de la mente

Yo se que cada persona es un mundo, y que mi experiencia vale solo por mí y nada más que por mí. Pero creo que es esencial resaltar lo verdaderamente importante a la hora de hacer cualquier tipo de actividad física.

Sí, verse (socialmente) “lindxs” tiene sus beneficios (ponele)… no voy a decir que no. Pero no debería ser nuestra principal razón para hacer ejercicio.

Día tras día veo cada vez a más personas comprometerse en diferentes actividades que odian, simplemente porque quieren el cuerpo de “x” o “llegar el verano” (todos vamos a llegar al verano si estamos vivxs, no entiendo esta premisa).

El punto de hacer ejercicio está en la salud ¡y no solo física! Sino también mental.

Cuando decimos que el ejercicio te “da más energía”, hablamos de que salgas del gym sintiéndote más “livianx”, con menos peso del que cargabas cuando entraste (y no necesariamente del que se expresa en kilogramos). Más livianx para pensar nuevas ideas y darle forma a otras áreas de tu vida.

No digamos “tengo que ir al gimnasio” como si anduviésemos por la vida cargando con el elíptico a cuestas. Digamos “quiero ir al gimnasio”. Querer porque se puede y porque te hace bien, a la mente y al cuerpo por iguales. Por ende, lxs invito a darle una patada en el c*lo a las imposiciones de la sociedad, esa que te dice que tenés que hacer ejercicio para estar más flacx y te convence de que 5kg “de más” es obesidad (hasta leerlo me repugna…).

Sígueme
Sora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

YouTube