No se si da hacer un posteo con el recap de looks del 2020 como hice con el 2019. Tengo que admitir que pasé 10 de los 12 meses del año en pijama o vistiéndome como el monstruo debajo de mi cama. ¡Cero ganas de producirme! Así que prefiero hablarles de algo que sucedió que sinceramente no planeé pero que por circunstancias de la vida (llámese falta de trabajo e ingresos) terminé haciendo: no compré ropa durante 1 año y esto fue lo que pasó:

No voy a mentirles. Los primeros meses después de que me echaran del trabajo, me tiré de cabeza a hacer shopping-terapia. Admito que es algo que tengo que trabajar (porque sí, aún sigue estando ahí y ya les contaré más) porque si uno se deja llevar por este “hobby” tan peligroso, puede terminar 1) derrochando el dinero que se tiene, 2) gastando más de lo que debería, 3) acumulando una cantidad ridícula de ropa que no llegás nunca a gastar.

Casi terminando el 2019 me di cuenta que no podía estar haciendo esto; estaba sin trabajo, viviendo sola, y por lo visto también estaba costando mucho conseguir algo nuevo (recuerden: fines de 2019 estabamos con todo el tema de las PASO en Argentina y la incertidumbre hacía que las empresas no tomaran a nadie por las dudas). Mi última compra fue en Octubre del 2019 para mi cumpleaños. Desde ese momento y hasta Diciembre del 2020 (¡más de 1 año!) no compré ninguna prenda, calzado ni accesorio.

fashion blogger, blog de moda, ss fashion, looks de verano, shopping

Remera de Yagmour
Short y zapatillas de TEX Carrefour (Argentina)

fashion blogger, blog de moda, ss fashion, looks de verano, shopping

¿De qué me di cuenta?

  • El 90% de mis compras de los últimos 5 años, habían sido impulsadas por la ansiedad y no la verdadera necesidad o deseo.

Sería muy hipócrita de mi parte decirles que no he deseado prendas. Vieron que siempre está esa prenda que posta, te gusta muchísimo y te la imaginás en mil conjuntos diferentes y que encima insiste en tu cabecita durante meses. REALMENTE la querés. ¡Y está bien! No hay que castigarse con lo que uno desea tampoco.

Mi problema era que yo no deseaba algo en particular. Tampoco necesitaba nada en específico. No. Yo salía de shopping “para ver qué encontraba”. Y quien sale sin un objetivo claro ya saben que le pasa: vuelve a casa con 3, 4 cosas que no necesitaba. Es como la lista del super, pero más peligrosa: porque la ropa vale MUCHO más cara que la comida del supermercado, y no es algo que consumas en 2 o 3 días y ya está. No. Se queda ahí. En su closet. Guardadita. Y te aseguro que te la terminás poniendo no más de 3 veces al año.


  • No llegaba a gastar ninguna prenda o calzado.

Muy pero muy pocas veces en mi vida tuve que reponer algo porque lo haya usado demasiado. Me pasó en contadas ocasiones y con prendas que amaba a tal punto que me tuvieron que decir “che ya no da ese trapo” para que lo dejara de usar 😂

Y el resultado de no gastar lo que tenés es alarmante, porque seguís acumulando más y más cosas y nunca llegás a siquiera amoldar ese jean a tu cuerpo, ¡parece casi nuevo! Y es obvio que si nunca gastás lo que tenés, 1) no estás realmente haciendo valer tu dinero, y 2) nunca vas a tener el control sobre el tamaño de tu closet.


  • Podría haber ahorrado mucho dinero.

Esto no solo aplica al período en el que estuve sin trabajo. La experiencia de no comprar ropa por 1 año me hizo pensar en la cantidad de dinero que podría haber ahorrado en 5 años, suficiente para hoy poder estar MUCHO más cerca de todos mis sueños.

Solo porque tenga el dinero disponible no significa que tenga que gastarlo.


  • Tengo de todo y no necesito nada nuevo.

Estoy segura que tengo suficientes prendas para no repetir durante 1 año entero, no les miento. Si, puede pasar que algo ya no me represente tanto o que aparezcan nuevas tipologías o estilos que desee incorporar a mi closet, pero digamos la verdad: ya todo fue más o menos inventado y existió alguna vez. Además de que hace más de 5 años vengo renovando mi closet al 100% para que represente el estilo al que soy más fiel — no se si alguna vez les conté que a los 25 años seguía vistiéndome con mi ropa de los 15 😂 Ahí había una verdadera necesidad de adaptar mi closet a quien era yo actualmente.


  • Estaba inmersa en un círculo vicioso de consumismo compulsivo.

Si no veía vidrieras cuando salía a pasear, veía newsletters. Y cuando no eran mails, me aparecían posteos de las marcas que seguía en Instagram. Estaba todo el tiempo siendo bombardeada con LO NUEVO, SALE, LA ÚLTIMA TENDENCIA, 30% DE DESCUENTO ESTE FIN DE SEMANA.

Era agotador.

fashion blogger, blog de moda, ss fashion, looks de verano, shopping

Con la cuarentena quedó más que claro que la mitad del tiempo nos vestimos para lxs demás

Y esto podemos tomarlo como algo negativo o también positivo.

Podemos decir que nos dimos cuenta que el cuentito de “lo hago para mí” no era tan sólido como pensábamos. Muchxs estuvimos 24/7 con el pelo revuelto, todo el día en pijama y en pantuflas. Y muchxs otrxs hicimos el esfuerzo (de a ratos) de maquillarnos para estar dentro de casa y sentir algo de ‘normalidad’.

No hay dudas de que toda esta situación sin precedentes nos ha movido el piso y nos genera una serie de preguntas:

  • ¿Me produzco en casa para sentir/no dejar ir la ‘vieja normalidad’?
  • ¿O porque estoy aprendiendo una nueva forma de vincularme con ‘el vestir’?
  • ¿Estos cambios van a ser permanentes o son tan sólo provisorios?
  • Si tuviera que trabajar desde casa para siempre, ¿podría seguir adelante solo en pijama y pantuflas?
  • Y de ser así, ¿qué sentido tendría tener más que 2 jeans, 3 remeras y 2 pares de zapatos?

Son preguntas para las que aún no tengo respuesta. Será cuestión de revisitar este posteo cuando hayamos dejado atrás esta serie siniestra titulada “Covid-19”.

fashion blogger, blog de moda, ss fashion, looks de verano, shopping

Mis objetivos de cara el 2020 en materia de ropa

  1. Seguir trabajando el tema de la shopping-terapia — para que no sea un problema cuando tenga ingresos.
  2. No guardar nada para ocasiones especiales — salvo los únicos 2 vestidos de fiesta que tengo LOL
  3. Limitar mis compras de ropa a 1 prenda por mes, es decir 12 cosas nuevas al año — si algún mes compro más de 1, se resta de los meses siguientes (como el límite al dólar qué feo chiste, lo se LOL).
  4. Voy a hacer la gran “repetidora de outfits”: voy a demostrarme(les) a mí misma(ustedes) que no necesitamos más de lo que tenemos realmente — y ya que estamos, no, no necesitamos un guardarropa de verano y otro de invierno.
  5. No hacer más salidas en shoppings of lugares de comercios a la calle — no hace falta caer en esos lugares para hacer salidas. Se puede disfrutar en otros ámbitos.
fashion blogger, blog de moda, ss fashion, looks de verano, shopping

2 Comments

  1. Ame el posteo.
    Concuerdo con todo. Me paso de hacer shopping terapia muchas veces. Te comprendo y que lindo cambio trajo la cuarentena al fin y al cabo aprendimos a salir fortalecidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *