Hará cosa de un mes que estoy cada vez más convencida de que quiero pasar más tiempo creando contenido que consumiéndolo. Es una charla que también veo que se está popularizando en internet, tal vez por la saturación de contenido que tenemos hoy en día que seguramente se vio fuertemente afectada por la pandemia.

Estamos llegando a un punto en la historia de los blogs y las redes sociales donde cada uno de nosotros es en si mismo un influencer o creador de contenido. Y como consumidores seguro se han sentido agotados por la cantidad de personas a las que siguen, por ejemplo, en Instagram, a tal punto que dejaron de ver las cuentas que realmente les interesaban y pasaron a ver fotos o videos de personas que ni recuerdan quiénes son ni por qué las empezaron a seguir.

En mi caso particular, yo ya llevo varios meses de detox o limpieza de seguidos, sobre todo en Instagram y YouTube porque, como creadora, me daba cuenta que pasaba MUCHO más tiempo consumiendo el contenido de otros que generando el mío propio — además de que el 80% de ese contenido que estaba consumiendo a diario no era de la calidad que yo quería consumir y/o ni me inspiraba. Imagínense YouTube, que es aún peor que Instagram, porque requiere el compromiso de sentarse a ver videos de 10, 20 y hasta 30 minutos.

fashion blogger, blog de moda, creador de contenido, content creator, digital media, contenido digital, redes sociales, social media, social media detox, detox digital

Cómo gestiono el contenido que consumo ahora

Al inicio la limpieza fue SUPER tediosa, porque requirió (en el caso de Instagram) scrolleos de HORAS para poder detectar todas esas cuentas que ya no me interesaba seguir.

Durante este proceso, fui activando las notificaciones de las cuentas de las cuales me interesaba ver su contenido sí o sí e interactuar en comentarios. De primeras hice esto para no perderme los posteos entre tanto ruido y muy probablemente las desactive una vez que el algoritmo comience a funcionar como yo deseo.

Cabe aclarar que llevo mitad del 2020 haciendo esta limpieza de manera masiva y consciente; ¡no es algo que se pueda lograr de la noche a la mañana!

Me sirvió mucho también determinar que mi uso de la aplicación iba a ser en los breaks de 5-10 minutos que me doy entre actividad y actividad. Muy rara vez abro la aplicación cuando recibo una notificación, a menos que sea del proyecto de una amiga a la cual quiero apoyar desde el momento que sube un posteo.

La verdad es que ya no recuerdo el número inicial de ‘seguidos’ que tenía al inicio de mi limpieza, pero puedo tranquilamente decir que eliminé más de 500 cuentas que no recordaba o no me seguían interesando, entre ellas también marcas.

Me pasaba mucho también que seguir a marcas me incentivaba a comprar, a desear cosas que realmente no necesitaba, y creo que gran parte de este contenido lo veía por participar en sorteos (my bad).


En el caso de YouTube, también me dediqué a hacer limpieza de canales, y algo que estoy usando mucho para no perderme en la pestaña de suscripciones videos que me interesan, es usar la categoría de “Ver más tarde”. ¡No puedo creer que no la había usado antes, honestamente! Es mega útil y calma bastante mi FOMO (Fear Of Missing Out o “miedo a perderse de algo”). A veces, cuando no tengo ganas de ver algo en Netflix, abro YouTube y me pongo al día con algún video que puse en ver más tarde.

fashion blogger, blog de moda, creador de contenido, content creator, digital media, contenido digital, redes sociales, social media, social media detox, detox digital

Cómo esto me hizo mejorar como creadora de contenido

Hace un par de semanas vengo pensando en este concepto de “crear contenido” y “consumir contenido”. Es una conversación que fue inspirada en una charla entre amigxs sobre los grandes creadores de contenido de YouTube (los que tienen +1 millón de suscriptores), y cómo conforme van creciendo se les hace más difícil responder personalmente a cada mensaje y mención que reciben.

Y es que, claro, en ese momento yo supongo que tenés que elegir entre pasar horas respondiendo cada-uno-de-los-mensajes o usar ese tiempo para producir más contenido para esas personas que están esperando ver más de lo que haces.

Y todo esto a mi me hizo pensar mucho en mi misma como creadora.

Siempre me quejé de que “lo mío no funciona”, pero sin embargo me pasaba más tiempo viendo lo que hacían los demás y comparándolo con lo mío que HACIENDO. Y es muy fácil y cómodo quedarse sentada en la compu leyendo posteos y viendo videos que planificando lo que podés llegar a hacer y haciéndolo.


En Agosto de este año me mudé de vuelta a la casa de mi mamá y aproveché el tiempo de adaptación a que alguien más estuviera en la casa cuando hacía contenido para inclinar la balanza hacia el lado de la creación.

El resultado lo veremos medido en el tiempo, como siempre, pero YO me siento diferente. Sé donde estoy parada y qué quiero hacer. Estoy mejor organizada y se por dónde quiero ir. Hoy tengo más claros que nunca los momentos en los que creo y los que consumo. Podría decir que un 70% de mi tiempo lo paso creando y el otro 30% consumiendo.

Ya veremos cómo me va en el futuro.


Es cierto que nadie es 100% uno u otro. Todos somos consumidores. Todos somos creadores. Lo único que te aconsejo, es que seas consciente de que tu rol se alinie con tus intenciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *